Un merecido descanso después de un día lleno de entrenamiento.